Cantillana: naturaleza, tradición y artesanía

Mujeres sentadas en las puertas de sus casas haciendo el enrejado manual de los flecos del mantón de manila, calles decoradas con azulejos típicos de la localidad, unas vistas espectaculares de la Vega del Guadalquivir… Hablamos de Cantillana.

A caballo entre el valle del Guadalquivir y la Sierra Norte, se encuentra Cantillana, con más de 10.000 habitantes. Su paraje natural está lleno de contrastes por su cercanía con Sierra Morena. Es un bonito lugar para los amantes del senderismo donde pueden hacer diferentes rutas. Al pasear por sus calles se puede ver que están adornadas con azulejos de las dos advocaciones marianas más veneradas por sus vecinos, la Divina Pastora y la Virgen de la Asunción. Además de estos atractivos, cuenta con monumentos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Ermita de San Bartolomé, la Torre del Reloj o el Hospital de los Santos.

Artesanía

Es habitual encontrarse en sus calles con mujeres que en las puertas de sus casas se dedican al enrejado manual de los flecos del mantón de manila, además, puedes visitar algún taller para ver esta joya de la artesanía local. El enrejado consiste en un dibujo a base de nudos expertamente formados manualmente con los flecos previamente urdidos en el mismo mantón. Existe un nutrido repertorio de enrejados, cada uno con nombre propio desde el más sencillo llamado jazmín, hasta el más complejo conocido como almendrón, pasando por otros como maría, bomba, batea, piña, alegría, etc. Esta labor se lleva realizando muchos años, tanto es así, que existe constancia de varios talleres en el siglo XIX que se dedicaban a ello.

Monumentos

Otro de los atractivos de esta localidad son sus monumentos. Por un lado, está la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, del siglo XVI, ubicada en la zona conocida como El Palacio, donde además se puede disfrutar de unas hermosas vistas de la Vega del Guadalquivir. En el interior de la iglesia se encuentran las dos imágenes más veneradas por los cantillaneros, la titular del templo, la Virgen de la Asunción y la Divina Pastora. Adosado se ve lo poco que queda del Antiguo Hospital de los Santos, convertido en zona de exposiciones. Por la misma zona se encuentra la Cuesta del Reloj donde se alza la Torre con mismo nombre. La Torre del Reloj se levanta sobre los restos de la muralla árabe, conocida popularmente como la Piedra del Moro. Cerca de este lugar se encuentra la Plaza de la Alameda. Por otro lado, está la ermita del Dulce Nombre en la Plaza de la Misericordia. Es un edificio pequeño pero muy hermoso que sirvió de hospital. Alberga la imagen de la Virgen de Belén, el Niño Jesús, una pintura de la Virgen de la Misericordia y algunos exvotos. Otros lugares que destacar son la Plaza del Llano donde se contempla la ermita de San Bartolomé y cerca de esta zona, la ermita de la Soledad.

Cultos Religiosos

Durante los meses de agosto y septiembre se celebran las fiestas en honor a las dos representaciones marianas, declaradas de Interés Turístico Nacional.

El 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen, es la fiesta principal de la Hermandad. En la Función Principal de Instituto de la Hermandad interviene la Banda de música, el coro polifónico de la Hermandad con orquesta de cámara, cuerpo de acólitos y por lo general cinco o seis sacerdotes. Asisten las autoridades civiles y militares, así como distintas representaciones de hermandades invitadas de los pueblos vecinos y de la capital.

La Virgen en su paso procesional aparece apoyada sobre una nube que sale de un sepulcro de oro. El cielo es surcado por un sinfín de cohetes, y entre las palmas y vivas suena la marcha Real. La Asunción Gloriosa está en la calle. La procesión de la Virgen viene a durar sobre nueve horas, y en ningún momento decae el entusiasmo de sus devotos que la acompañan constantemente por las calles de la villa.

Entre vítores y aclamaciones a las doce de la noche llega a la popular calle de Martín Rey, que se presenta excepcionalmente engalanada y donde el pueblo rinde honores a la Virgen cantando el Himno, que para Ella se compusiera hace 104 años. Al finalizar, la Sagrada Imagen recibe una impresionante lluvia de pétalos de rosas, mientras que el cielo se ilumina con multitud de fuegos artificiales. Alrededor de las seis de la madrugada llega la Virgen a su casa.

En septiembre tiene lugar la Romería y Besamanos de la Divina Pastora. A las 10 de la mañana sale de la Parroquia, entre el repique de sus campanas, el Simpecado de la Divina Pastora de las Almas para ser colocado en su carreta de plata y dirigirse en romería al santuario. Cientos de caballistas, miles de peregrinos y carretas típicamente engalanadas forman el cortejo. 

Sobre el mediodía, en la pastoreña calle de Martín Rey, se reza el Ángelus a la Santísima Virgen, y al paso de la carreta del Simpecado por el río Viar se canta la salve. A las 19:30 se celebra Santa Misa en el Santuario de la Divina Pastora, cantada por el Coro de la Hermandad de la Divina Pastora de Capuchinos (Sevilla). Seguidamente la Hermandad saluda a las hermandades pastoreñas asistentes.

A las 9 de la noche sale del Santuario, recorriendo la aldea, el Santo Rosario cantado, presidido por el Simpecado de la Divina Pastora de Cantillana, y en el que participan las demás hermandades. Al día siguiente se celebra la Santa Misa de Romeros. Por la tarde se inicia el camino de vuelta en el que se ilumina con bengalas el paso de la carreta de la Virgen por el río Viar. Sobre las diez de la noche tiene lugar la triunfal entrada de la comitiva romera en la villa, donde es recibida con los acordes de la Marcha Real y fuegos artificiales. Acompaña la Carreta del Simpecado la Banda de Música “Virgen de las Angustias”, de Sanlúcar la Mayor.

El Himno de Andalucía

El actual Himno de Andalucía deviene de un antiguo canto piadoso popular, el Santo Dios, que se cantaba en Cantillana como plegaria de rogativas para pedir la lluvia, siendo cantado por los campesinos en sus faenas agrícolas. Blas Infante conoció esta copla religiosa en los años en que fue notario de Cantillana, 1910-1923, siendo la melodía base sobre la que adaptaría la letra que compuso para el himno andaluz.

Comparte esta noticia:

Suscríbete a Pymes Magazine

* Campos obligatorios

NOTICIAS RELACIONADAS