CHATGPT: El Chatbot con Inteligencia artificial

Desde hace apenas un año que fue lanzado al mercado, este nuevo chatbot desarrollado por Open AI, está cambiando la forma en que las personas interactúan con la inteligencia artificial. Este sistema está sorprendiéndonos a propios y a extraños, debido a su naturalidad para mantener conversaciones, y su capacidad para entender y responder a preguntas convencionales. Tanto está siendo el impacto de este nuevo sistema, que gigantes tecnológicos como Microsoft ya ha anunciado que su inversión en OpenAI, alcanzará los 10.000 millones de dólares, elevando la valoración de la dicha empresa a unos 29.000 millones de dólares. En el presente artículo, trataremos de explicar qué es exactamente CHAGPT, como podemos usarlo y qué podemos hacer con él.

Podemos comenzar diciendo que ChatGPT es un sistema de chat basado en el modelo de lenguaje por Inteligencia Artificial GPT-3, entrenado para mantener conversaciones con personas, y capaz de dar unas respuestas acertadas y completas, incluso de varias líneas; y todo ello sin estar conectado a internet. Cuenta con más de 175 millones de parámetros, 300.000 millones de palabras y una cantidad de datos que asciende a 570Gb de información, que incluye libros de texto, Wikipedia y otros artículos de la red. Ha sido entrenado con estos datos para realizar tareas relacionadas con el lenguaje, desde la traducción hasta la generación de texto; pero sin duda lo más impresionante es que estas respuestas, puede facilitarlas utilizando un lenguaje natural y con información muy precisa, siendo capaz de reconocer y recordar el contexto de la conversación, resultando a veces muy complejo saber distinguir si nos estamos comunicando con un humano o con una IA.

Para llegar a este resultado en el ámbito del lenguaje, el sistema se ha desarrollado a base de probabilidades, intentando que adivine cual será la siguiente palabra de una oración. Para ello, se le realizaron preguntas y si el sistema fallaba, se le indicaba la correcta para que la aprendiera para su posterior uso. Finalizada esta fase inicial, se evaluaron las respuestas dadas de mejor a peor, para entrenar el modelo en comparaciones y alcanzar este nivel de maduración.
De este modo, se ha conseguido que esta tecnología tenga una curva de aprendizaje ilimitada, gracias a que mejora constantemente su comprensión hasta convertirse en un ente omnisciente.

Para poder utilizar esta tecnología disruptiva y empezar a tener nuestras primeras conversaciones con ella, sólo tenemos que acceder a su web https://chat.openai.com, y crear una cuenta de usuario de forma totalmente gratuita. A partir de este momento tendremos la posibilidad de personalizar el chatbot para que se adapte a nuestras necesidades y podremos empezar a pedirle lo que queramos, como por ejemplo que nos escriba un artículo o que nos hablé en cualquier idioma. Lo interesante es experimentar con diferentes tipos de peticiones y así explorar al máximo sus funcionalidades. Como dato importante a recordar, todo lo que escribamos queda registrado para ser revisado por OpenIA y continuar entrenando a ChatGTP, por lo que debemos intentar no incluir informaciones personales en nuestras peticiones, ni que estas puedas ser potencialmente peligrosas.

De entre las innumerables aplicaciones que este sistema de Chat nos puede ofrecer, no todas tienen o tendrán, la misma significancia en el futuro. Mientras alguna forman parte más del ocio y el divertimento, otras sin dudas pueden ocasionar una transformación integral en la educación, la sociedad y por supuesto, en el ámbito empresarial.

En el ámbito del ocio, podemos pedirle al sistema que, por ejemplo, nos explique un evento de la historia, que nos escriba un artículo sobre el tema que queramos, o un resumen de un libro, indicándole el idioma o el número máximo de palabras que queremos, convirtiendo al sistema en nuestro escritor o periodista particular. 

Pero también podemos pedirle que nos resuelva un problema matemático, que nos haga un guion para un video que queramos publicar en internet, que nos escriba poemas endecasílabos, que nos cuente un chiste, que nos escriba la letra para una canción o que nos de consejos sobre qué móvil comprar. En resumen, podemos pedirle cualquier interacción relacionada con el lenguaje o que pueda ser expresada a través de él.

Si nos centramos en el ámbito de la educación, este sistema puede ser utilizado para crear asistentes de aprendizaje automatizados y ofrecer programas de tutoría online sin profesor. Además, dado que este chatbot puede adaptarse a las necesidades individuales de cada alumno, puede ayudarlo a mejorar su comprensión y rendimiento. Del mismo modo, puede ayudar a los profesores a evaluar de manera más eficiente el progreso de sus alumnos y adaptar su metodología de enseñanza en consecuencia.

En el ámbito empresarial, podemos utilizar ChatGPT para que nos escriba unas líneas de código, que nos desarrolle comandos para generar imágenes, o para automatizar otras herramientas como Whatsapp o Facebook, que nos permita interactuar con nuestros clientes de una forma mucho más personalizada y automatizada. El recorrido en futuro próximo en este ámbito, cambiará y mucho, una gran cantidad de modelos actuales de negocio.

Lo que parece claro es que, en los próximos años, el impacto de estos sistemas basados en inteligencia artificial continuará abriendo nuevas oportunidades en todos los niveles de nuestra sociedad, a la vez que planteará desafíos éticos y de seguridad, que tendrán que ser abordados y regulados convenientemente, para garantizar la bondad de su uso.

Comparte esta noticia:

NOTICIAS RELACIONADAS

A %d blogueros les gusta esto: