Mundo Orenda, la ONG que lucha por la cooperación al desarrollo en Angola y la concienciación en nuestro país

La asociación Mundo Orenda surge de un voluntariado que hicieron dos compañeras de trabajo en Angola. La empresa donde trabajaban realizó una convocatoria para realizar un voluntariado corporativo a uno de los proyectos que La Fundación de la empresa tenía. Gracias a esta oportunidad, conocieron Angola, su historia y sus tremendas necesidades. Al volver, aseguran que ya no eran las mismas, “había algo que había cambiado en nuestra forma de ver el mundo y queríamos continuar vinculadas a este país y ayudar en todo lo que estuviera en nuestras manos. Buscamos ONG españolas que actuaran en el país, y prácticamente no había ninguna activa, así que decidimos fundar nuestra propia asociación”.

Orenda es la fuerza interior del ser humano para salir adelante frente a las dificultades. “Cuando estuvimos en Angola por primera vez, sentimos ese espíritu, esa capacidad adherida en todos ellos. Ojalá tuviéramos un mundo muy Orenda” confiesan. Desde Julio de 2018 actúan formalmente bajo Mundo Orenda y su equipo lo forma una junta directiva de cuatro personas, que se encarga de tomar las decisiones más cotidianas de la asociación. También el equipo lo forman los socios que aportan una cuota cada mes, sin lugar a dudas, la pieza fundamental de este proyecto, “sin ellos nada sería posible”, confiesan desde la entidad. Además, hay algunas personas voluntarias que siempre están ayudando en las campañas de recaudación, eventos y difusión.

El foco principal de Mundo Orensa es la infancia, la educación para el desarrollo. “Pensamos que es la vía más efectiva si buscamos un progreso rápido. Nuestro objetivo futuro es tener nuestra propia escuela que abarque también áreas de liderazgo, desarrollo personal y canalización de talentos. Hay mucho talento en Angola, que por falta de recursos acaban por desaparecer. Pero es cierto que desde que comenzamos hemos tocado áreas también de salud y emprendimiento entre otros, es un país con muchas carencias y al final te sientes responsable de actuar en todo lo que está en tus manos”, nos cuentan.

La función de Mundo Orenda resumidamente es la cooperación al desarrollo en Angola y en mayor o menor medida también intentan en España concienciar sobre la realidad que existe en otros países y cómo podemos hacer mucho más de lo que nos imaginamos. “Hemos dado charlas en colegios e institutos, y en los eventos siempre dedicamos un ratito a hablar sobre ello”.

Actualmente trabajan en Camizungo, una comunidad rural con escasos recursos a unos 60km de Luanda, la capital de Angola. Tienen un proyecto en colaboración con una ONG local con el que intentan cubrir las necesidades básicas de este poblado, buscando su desarrollo. Sobre todo, trabajan mucho en educación y emprendimiento, con el principal deseo de que algún día no dependan de la caridad de otros. Por ello tratan de darles las herramientas para su propio desarrollo; Hay una escuela, un puesto médico de atención básica, un proyecto de emprendimiento y formación para adultos, un sistema de agricultura… En esta comunidad se trabaja sobre muchos pilares fundamentales para el desarrollo. También están conociendo y estudiando otras comunidades y otros proyectos, porque Mundo Orenda crece y quieren seguir extendiendo la ayuda en Angola.

Les preguntamos si hay alguno que recuerden con especial orgullo o satisfacción y nos cuentan que “la primera vez que enviamos un contenedor con material hacia Angola para nosotros fue un reto. Nos llevamos meses y meses recogiendo, recopilando, organizando y trabajando en el material que enviamos. Fueron meses muy duros. Cada fin de semana, cada tarde, cada festivo… Cuando el contenedor cerró y el camión se lo llevó fue un momento complicado para mí personalmente, porque ese contenedor tenía que viajar muchísimos kilómetros y lo que es peor atravesar frontera, aduanas… De un país con tanta corrupción podía esperarme lo peor. Pero confié e hice todo lo que estuvo en mi mano para que llegara. Cuando me enviaron el video, con ese contenedor llegando a la comunidad… cuando gritaban la cuenta atrás y abrían el contenedor y todos los niños y familias saltaban de alegría fue un momento en el que fue imposible contener las lágrimas de emoción. La energía invertida por los voluntarios, los donantes y por todo el equipo había merecido la pena…”, confiesan.

A veces, es complicado lanzarse a colaborar o formar parte de una ONG, ¿por qué es tan importante colaborar con vuestra ONG? ¿Cómo animaríais a la gente a que forme parte de Mundo Orenda? “Muchas personas no se atreven a colaborar porque creen que es muy poco y que su aportación no va marcar la diferencia o por desconfianza, pero siempre lo cuento: Mundo Orenda comenzó vendiendo pulseras de 1€, y fue gracias a las personas que se implicaron en esta y otras actividades con las que conseguimos financiar la construcción de un puesto médico. Es granito a granito como formamos la montaña. Yo personalmente prefiero dar la oportunidad de que nos conozcan, que se metan en nuestras redes sociales, que lean nuestros artículos, que me escriban… y si se alinean con la causa tienen las puertas abiertas. En cuanto a la desconfianza en las ONG que también es otro de los motivos, en Mundo Orenda realizamos dos asambleas al año, en la que contamos todo lo que estamos haciendo. Cualquiera puede saber en qué se está invirtiendo su dinero, no hay asalariados de momento y el 100% se destina al proyecto y las gestiones para conseguirlo”.

Existen varias formas para colaborar con Mundo Orenda; La forma más efectiva es formando parte de la familia. Haciéndose socio o voluntario activo. “Realmente, los socios es la base de nuestros proyectos. Es el único medio de tener un presupuesto fijo con el que planificar los proyectos y asegurarnos su sostenibilidad. Formar parte de los proyectos, y sentir que eres parte del engranaje es increíble… No hemos tenido prácticamente ninguna baja de socios, porque creo que la gente cuando entra se siente cómoda y confía plenamente en la dirección. Pueden ser socios empresas o socios particulares. Además hacienda devuelve hasta el 80% de la aportación… así que son todo beneficios”, admiten. También pueden colaborar con la entidad las empresas que lo deseen; “Necesitamos de muchos servicios, una ONG prácticamente necesita la misma organización que una empresa así que desde el diseño y mantenimiento de la web, la gestoría y asesoría, la producción de merchandising, la colaboración económica mediante algún evento solidario, o con el envío de material si es una empresa que tenga departamento de exportación… Cualquiera de estos y otros servicios a nosotros nos hace falta cubrir y las empresas que ya tienen un departamento de cada cosa, quizás no le es tan difícil apartar un espacio para nosotros.  Además, cuando las empresas colaboran en proyectos de cooperación internacional generan un impacto en sus trabajadores de que la empresa colabora con un mundo más justo y sostenible, realizando un acuerdo/convenio de colaboración también se desgravan en su impuesto de sociedades”, nos cuentan.

Comparte esta noticia:

Suscríbete a Pymes Magazine

* Campos obligatorios

NOTICIAS RELACIONADAS