Pepuka y el monstruo que le robó la sonrisa, un proyecto fundamental para abordar la violencia de género en las escuelas

Pepuka es la protagonista de un proyecto educativo que tiene como base el cuento “Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa” y que pretende prevenir y luchar contra la violencia machista desde la infancia. Este proyecto surge en un contexto de violencia de género. Estela Moreno, su creadora y pedagoga, confiesa que se aferró a esta muñeca para superar una situación complicada.  Desde entonces el proyecto no ha parado de recibir premios y de expandirse, tanto que en 2021 Pepuka se ha convertido en su propia editorial.

¿Cómo y cuándo nace Pepuka?

Pepuka es una muñeca viajera,  nace ya hace unos años en un contexto de violencia de género. Digamos que fue la muñeca a la que me aferré para sobrellevar una situación personal complicada que me tocó vivir. Pepuka es un proyecto educativo que ha ido creciendo y madurando a lo largo del tiempo. Primero fue un dibujo que llegó a una camiseta, a un proyecto educativo que enseñaba cultura y tradiciones y, poco a poco, el proyecto fue avanzando hasta convertirse en lo que es ahora, un proyecto educativo que tiene como base e hilo conductor un cuento “Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa”, que pretende prevenir y luchar contra la violencia machista desde la infancia.

¿Cuál es la historia de Pepuka? ¿Cómo nos la podrías resumir sin hacer spoiler?

Pepuka es una muñeca que vive en un pequeño pueblo acompañada de sus maskotas. Le encanta escribir cuentos y viajar. Un día viaja al pueblo vecino y conoce a un Monstruo del que se enamora. Pepuka vivirá junto al Monstruo la experiencia más difícil de su vida, la pérdida de su sonrisa. Pero contará la ayuda de sus maskotas, que la acompañarán en una increíble aventura, un viaje hacía la libertad, la recuperación de su esencia y la felicidad.

¿Y cuál es la historia de Estela?

Soy gaditana, natural de Alcalá de los Gazules, pueblo en el que crecí y viví hasta que me fui a Sevilla donde vivo actualmente. Soy licenciada en pedagogía, experta en violencia de género y malos tratos por la UNED, madre y apasionada de los cuentos infantiles y el diseño de materiales educativos. Recuerdo que cuando estudiaba pedagogía, siempre decía “me gustaría trabajar en una editorial diseñando materiales educativos y haciendo cuentos”.

Hace ya muchos años me tocó vivir una experiencia de violencia de género y después de un gran reto personal y superar esa situación, decidí que quería escribir un cuento para abordar la violencia de género desde la infancia.

¿Cómo ha sido la progresión de este proyecto desde que nace hasta el día de hoy?

El proyecto de Pepuka ha tenido una progresión enorme, visto ahora con la perspectiva del tiempo y aunque ahora parece que ha sido fácil, es un proyecto creado y desarrollado poco a poco a lo largo de los años, podíamos decir casi una década.

Primero fue un dibujo en un papel, una muñeca a la que había olvidado ponerle la sonrisa y que no fui consciente de ello. Con el tiempo comprendí que quizás fue la manifestación de cómo me encontraba yo en ese momento. Pepuka, la muñeca , surgió en el peor momento de mi vida, cuando peor me encontraba. Quizás Pepuka me ayudo a canalizar, gestionar mis emociones y mantener la mente ocupada.

Yo fui avanzando y me fui recuperando y Pepuka fue avanzando conmigo. De un dibujo pasó a una camiseta en la que la vestía con el traje típico de una zona. Recuerdo que aunque yo creía mucho en Pepuka, no creía en mí, tenía aún la autoestima baja y decidí pedir ayuda, decidí empezar a postar por mí, porque yo creía en el proyecto. Acudí a un grupo de terapia psicológica y cuando mi proceso de recuperación finalizó tuve muy claro porqué había nacido Pepuka. Íbamos a hacer un cuento para prevenir la violencia de género desde la escuela.

Esto era el año 2017, fue una gran apuesta porque en esa época pocos materiales educativos había para llevar esta temática a edades tan tempranas.

Primero hice el cuento, lo imprimí y maqueté yo,  y  fui al colegio de mi hijo donde me dieron la oportunidad de compartirlo con cada una de las clases para el 25N. Fue una experiencia maravillosa. Luego al poco tiempo fui a otro colegio y compartí con alumnado de infantil el cuento, y poco a poco el cuento fue teniendo muy buenas críticas.

En mayo de 2018 realicé una co-edicion con la editorial Mr. Momo. Y poco a poco el cuento empezó a viajar, viajar y a utilizarse en distintos centros educativos. Yo empecé a viajar con Pepuka y sus talleres y desde 2018 podemos decir que hemos recorrido más de 50.000 kilómetros, realizado más de 500 talleres, llegando directamente a más de 55.000 escolares y ha llegado el cuento y su mensaje contra la violencia machista a más de 15 países,  sobre todo de habla hispana, entre los que se encuentran: México, Colombia, Venezuela, Argentina, Uruguay, Perú, Chile, Ecuador, Guatemala, ha llegado a algunas zonas de Estados Unidos.

De manera paralela al cuento,  en el año 2021 Pepuka ha llegado al cine a través de un cortometraje de animación en plastilina. Actualmente está participando en festivales de cine nacionales e internacionales, con los que ha obtenido diversos premios y selecciones. Ahora está participando en el Festival Internacional de Cine Infantil de San Diego, de Estados Unidos y es el único cortometraje español que participa en su categoría.

Si no me equivoco, habéis recibido varios premios y reconocimientos, ¿no es así?

Pues sí, la verdad que es muy emocionante todo lo que gira en torno a este proyecto y que reconozcan su valía y el trabajo que realizamos muchísimo más. Entre los premios y reconocimientos que tenemos son:

  • Premio Luchadoras 2022 de UGT-Andalucía. Otorgado por la Secretaría de Igualdad, por su trabajo en la educación igualitaria.
  • Premio Territorios de Igualad a Proyectos Coeducativos en Centros Públicos. 2021. ( Área de Igualdad del Ayto. de Sevilla)
  • Premio Meridiana a las Iniciativas contra la Violencia de Género (2020) ( Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía)
  • Premio de Igualdad “La Rinconada”  en su 20 edición, otorgado por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de La Rinconada.
  • Premio “Rosa Regás“a materiales coeducativos impresos, en su XIII Edición. (2019) (Consejería de Educación de la Junta de Andalucía)
  • Premio Ciudad Al-katal, por la visibilización de la violencia de género

(2019) (Concejalía de Igualdad del Ayto. de Alcalá de los Gazules)

  • Premio Sevilla Solidario (2019) (la XVI Edición de los Premios Sevilla Solidario, por el festival de la naciones, a propuesta de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Sevilla).
  • Premio Asociación María Coraje (2019).

Además, Pepuka cuenta ahora hasta con su propia editorial ¿no?

Sí, ese es otro de los sueños cumplidos. Desde el año 2021 Pepuka se ha convertido en su propia editorial. Siempre quise trabajar en una editorial y ahora Pepuka también es editorial. Ahora nos encargamos directamente de la edición, distribución y venta del cuento y todo lo relacionado con Pepuka y su mensaje.

Ahora se conmemora el Día Contra la Violencia Hacia la Mujer, ¿qué queda por hacer para luchar contra esta lacra?

Pues queda mucho por hacer, aunque se ha avanzado bastante, no podemos bajar la guardia. Y desde hace unos años hay una tendencia a negar la violencia de género. Según datos del ministerio fiscal el número de jóvenes que niega la existencia de la violencia de género aumenta considerablemente. Uno de cada cinco jóvenes niega la violencia de género. A medida que el feminismo consigue avanzar en los derechos de igualdad entre mujeres y hombres, hay una fuerte reacción por parte del patriarcado y ahora nos encontramos con una fuerte reacción en contra. Tenemos que coeducar desde la infancia y prevenir la violencia de género desde la base.

¿Por qué es tan importante tratar la violencia de género en edades tan pequeñas?

Precisamente esta es nuestra apuesta, apostar por la educación desde la infancia, desde la base, para sembrar desde abajo los valores de igualdad, respeto, tolerancia y contra el machismo y las violencias de género. La tendencia general de hace unos años era trabajar y prevenir la violencia de género en la educación secundaria, porque llevar estos temas a infantil y primaria era “tabú”. Si empezamos en infantil habremos ganado por lo menos 9 años. Años de coeducación, de respeto, de igualdad, de desmitificar el amor romántico, etc. Tenemos que llevar a la escuela todos los problemas sociales para abordarlos también desde allí, con palabras y recursos adecuados, pero hay que hacerlo.

¿Cómo es la acogida de Pepuka en los/as menores?

Pepuka tiene una acogida maravillosa. A veces se sorprenden de verla sin sonrisa, pero después de escuchar su historia, de empatizar con ella y reflexionar sobre lo que le pasó, quieren abrazarla, ayudarla y darle muchos besos.  Es una experiencia maravillosa trabajar con Pepuka y su cuento “Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa” con niños  y niñas. Lo más maravilloso y gratificante es descubrir que entienden el mensaje y que les llega lo que queremos transmitir. Algunas de sus ideas después de los talleres son: “si alguien te quiere, te tiene que querer por como eres”, “ no hay que cambiar por nadie”, “si alguien te dice palabras feas o te trata mal hay que pedir ayuda”, “hay que quererse mucho y no empujarse” “ hay que tratar a todo el mundo con respeto”, etc. El cuento permite a las niñas y niños a identificar situaciones de buenos y de malos tratos. Les ayudad a saber qué hacer y cómo actuar cuando se les toca vivir una situación parecida o cuando ven en su entorno que alguien no lo está pasando muy bien.

¿Y en los adultos?

También ha tenido una acogida impresionante. El cuento y proyecto de Pepuka no es sólo para niños y niñas de infantil y primaria. Es una historia para todas las edades y enseña muchas cosas. Ayuda a dar visibilidad a una situación de violencia de género, en muchas ocasiones si estás viviendo una, no lo ves. Si escuchas la historia de Pepuka y te sientes identificas con ella o que alguna persona de tu entorno la pueda estar viviendo, es una señal.

Pepuka también ayuda a docentes, a cómo abordar esta temática en sus aulas. El cuento incluye un guía didáctica que ayuda tanto a docentes como a familias a reflexionar y trabajar con el cuento.

En muchas ocasiones me han dicho cosas como “gracias, porque antes de tener el cuento de Pepuka, no sabíamos cómo abordar esta temáticas en nuestras aulas”. Para mí es un gran orgullo que me digan eso.

No solo trabajas con el cuento, sino que tienes numerosos materiales para acompañar a la obra. Has creado todo un proyecto integral ¿Qué nos puedes contar?

Si, a parte del cuento, Pepuka tiene otros materiales educativos, como juegos, fichas de colorear y carteles con mensajes contra la violencia machista. Son materiales de libre uso, que pueden encontrarse en la web www.Pepuka.es.

Ahora estamos también investigando en nuevas formas de compartir y hacer llegar el mensaje de Pepukay tenerlos presente cada día, como son chapas, bolsas personalizadas y otras cositas que pronto tendremos en la web.

También el año pasado, elaboramos una guía didáctica específica para prevenir la violencia de género en educación infantil y primaria, que tiene como hilo conductor el cuento de Pepuka, que edita y publica el Instituto Andaluz de la Mujer. Es otro recurso más para prevenir la violencia de género y coeducar con Pepuka.

A parte del cuento, colaboramos con organizaciones e instituciones nacionales e  internacionales, hacemos cursos de formación para docentes y ponencias para ayudar a abordar la violencia machista desde la escuela.

El lema de Pepuka es “que no te quiten la sonrisa”, ¿qué te pone a ti una sonrisa en la cara?

Me pone la sonrisa muchas cosas, me pone la sonrisa mi hijo, me la ponen mi familia, mis amigos y amigas y todo lo que tiene que ver con Pepuka. Es tan emocionante descubrir que algunos colegios han cogido como eslogan para sus trabajos por la igualdad y contra la violencia de género “que no te quiten la sonrisa”, que sólo puedo decir #siesposiblerecuperarlasonrisa ( otro de los mensajes de Pepuka).

La historia de Pepuka ha viajado por todo el mundo ¿no?

Pues si, la verdad que ha viajado bastante su historia y su cuento. Con el cuento ha llegado a países como México, Argentina, Uruguay, Ecuador, Guatemala, Venezuela, Colombia, Perú, La India, Francia, Eslovaquia, Marruecos. A través del cine y su cortometraje ha llegado a también a Australia y Estados Unidos, además de España.

También ha hecho sus pinitos en el cine ¿no? ¿Cómo surgió esta idea?

Tuve la oportunidad de conocer a José Lagares e Isabel V. Shelly, ganadores de un Premio Goya en la categoría de animación, en el año 2000, por “Los Girasoles”. Iban a hacer un documental de violencia de género en el que yo iba a participar y hablándoles un poco de mí les conté de mi cuento, que justo acaba de publicarse. Se lo regalé y al día siguiente creo que fue me ofrecieron la posibilidad de llevarlo al cine en un cortometraje de animación en plastilina.

Ha sido un proyecto muy bonito, muy trabajado en el que he aprendido muchísimo. He sido codirectora, productora, guionista y cocreadora de los personajes entre otras cosas. Creo que ha sido uno de los proyectos de mi vida, llevar el cuento de Pepuka al cine, ver a Pepuka andando en plastilina y aportar mi granito de arena a esta sociedad,  dejar una parte de la historia de mi vida, para ayudar a visibilizar e identificar la violencia machista.

Es un proyecto compartido con grandes personas y profesionales. Codirigido junto a José Lagares, Isabel V. Shelly y  Auxi Marciano (que pone también la voz a Pepuka);  Álvaro Postigo Villalba que son su animación y modelado da vida y personalidad al cortometraje;  Jaume Carreras hace la banda sonora y José María Nieto pone letra y música de la canción de Pepuka, que acompaña a los créditos del corto y que interpreta Agua Sancruz.

¿Dónde podemos encontrar este cuento?

El cuento puede encontrarse únicamente a través de la web www.pepuka.es o a través del correo electrónico info@pepuka.es. Además a través de la web se puede acceder a sus redes sociales y a diversos materiales que están liberados.

¿Qué planes tienes a corto y largo plazo?

Los planes son seguir viajando con Pepuka, compartir su mensaje contra la violencia machista, seguir contando historias de igualdad, respeto y valores. Y poder llevar el cuento y el mensaje cada vez más lejos. Hace poco hemos traducido el cuento “Pepuka y el Monstruo que se llevó su sonrisa” al valenciano y al euskera. Y próximamente nuestro deseo es que esté en gallego, en catalán, inglés y francés. Queremos seguir viajando y que el mensaje de Pepuka llegue cada vez más lejos, porque es muy necesario. Así que aprovechamos la ocasión para pedir a todas las personas que nos leen que se unan a nuestro equipo de mensajeros y mensajeras y nos ayuden a gritar muy fuerte #quenotequitenlasonrisa.

Comparte esta noticia:

Suscríbete a Pymes Magazine

* Campos obligatorios

NOTICIAS RELACIONADAS