Alcanzar los objetivos con la colaboración del equipo

La autodisciplina es la base del éxito. Debido a que la autodisciplina es fundamental para lograr el equilibrio entre la vida personal y profesional, puede beneficiarse al saber lo que puede hacer como líder en su organización para garantizar que cada miembro de su equipo de trabajo desarrolla un fuerte sentido de autodisciplina. Usted es responsable de que los miembros de su equipo sepan que hacer, es responsable de que tengan o desarrollen las habilidades para hacer bien su trabajo y es responsable de guiarlos y animarlos para que asuman la responsabilidad de hacerlo bien.

Su propia actitud para llevar a cabo un enfoque positivo de la disciplina determina la eficacia con la que puede influir en los miembros de su equipo. A continuación, le mostramos las dos características más importantes que inspiran respeto y le dan el poder de usar su autoridad.

Recuerda estas características mientras interactúa con su equipo de trabajo: 

  • Siempre trate a los miembros del equipo con dignidad y respeto. La dura crítica o el castigo crean motivación de miedo de corta duración. A veces llamado poder coercitivo, este tipo de poder puede cambiar el comportamiento momentáneamente pero generalmente deja al miembro del equipo herido, enojado y resentido. Una persona con esta mentalidad rara vez se vuelve auto disciplinada. Por el contrario, es mucho más probable que las personas que hacen cambios porque quieren hacerlo usen su propia motivación interna y asuman la responsabilidad de hacer bien su trabajo.
  • Concéntrese en el comportamiento y tome medidas correctivas para ayudar al miembro del equipo a retomar el rumbo. Cuando alguien no ha seguido los procedimientos establecidos o no ha cumplido con las expectativas de productividad, evitar criticar o castigar duramente a la persona. En su lugar, concéntrese en el comportamiento e identifique la acción más apropiada para ayudar al miembro del equipo a volver al camino predeterminado de desempeño.

Un concepto erróneo común es que la disciplina se basa principalmente en el castigo y las sanciones. Aunque la disciplina incluye hacer cumplir las expectativas de desempeño establecidas, eso es solo una parte de un enfoque positivo de la disciplina.

Disciplina positiva significa entrenamiento para producir habilidades, hábitos y actitudes que conducen a un desempeño exitoso. Es dentro de este contexto donde usted puede llevar a cabo con mayor eficacia las responsabilidades de su cargo. Cuando usted entrena, instruye, alienta y refuerza patrones de comportamiento que aumentan la productividad, está construyendo una base para el crecimiento y el desarrollo a largo plazo. Las reacciones impulsivas y destructivas no ayudan a tratar el miembro del equipo con una dignidad y respeto básico. Disminuye en gran medida el respeto ganado con esfuerzo del líder del equipo y generalmente destruye la motivación del miembro del equipo.

Un enfoque positivo de la disciplina ofrece una forma infinitamente mejor de trabajar con las personas y a través de ellas para lograr los resultados deseados.

Comparte esta noticia:

Suscríbete a Pymes Magazine

* Campos obligatorios

NOTICIAS RELACIONADAS